La Fundación Garrigou, Premio de la Paz a los Valores Humanos 2019

Foto de los niños de la Fundación

POR SU GRAN LABOR CON NIÑOS Y JÓVENES CON CAPACIDADES DIFERENTES

La Hermandad de Nuestra Señora de La Paz de Alcobendas ha concedido el XXVI Premio de La Paz a los Valores Humanos 2019 a la Fundación Mauricio Garrigou por su gran labor atendiendo las necesidades específicas de los niños y jóvenes con capacidades diferentes.

Esta Fundación, que se constituyó en julio de 2012, utiliza los métodos educativos más vanguardistas y mejor adaptados a la singularidad de cada uno de estos niños y jóvenes con el fin de lograr su objetivo: la plena inclusión y participación de las personas que presentan capacidades diferentes en la sociedad a la que por derecho propio pertenecen.

Uno de los aspectos más destacados de la Fundación es que habla de Capacidades Diferentes, no de Discapacidad, porque tienen claro que sus chicos son capaces. “Capaces, en más o menos medida, de aumentar su participación en una sociedad a la que pertenecen. Capaces, cada uno con su ritmo, de aportar esa alegría y esperanza a todos los que los rodean”, según apuntan.

Entre sus actividades destacan proporcionar una educación de máxima calidad, adaptada a sus necesidades, creando materiales acordes a su edad y desarrollo personal; utilizar los métodos y herramientas más vanguardistas, incorporando las nuevas tecnologías como facilitadoras del aprendizaje y de su inclusión social; y hacer más visibles a estas personas, creando diferentes eventos en los que son protagonistas absolutos.

La Fundación Garrigou colabora con el proyecto educativo del Centro María Corredentora desde el curso 2012-2013 para apoyarle en su labor de ofrecer una educación de calidad para todos.

Colegio María Corredentora

En 1953 inicia sus actividades el Centro María Corredentora en Madrid, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y de sus familias.

Desde su origen el centro ofrece una enseñanza de calidad, personalizada, activa, investigadora y crítica, que mediante la comunicación y el trabajo en equipo se convierte en la base de la formación de los alumnos y un referente a la calidad de enseñanza en España.

En la actualidad cuentan con más de 300 niños y jóvenes en horario escolar, de los que más del 95% tiene Síndrome de Down, aunque también cuentan con alumnos con otras alteraciones cromosómicas. Asimismo, tienen 300 jóvenes y adultos fuera de horario escolar en distintas actividades pedagógicas y deportivas.

Sus alumnos cursan las siguientes etapas: Infantil, básica obligatoria, programas de formación para la vida adulta y programas profesionales. El equipo de profesionales que trabaja en el centro está formado por tutores, logopedas, fisioterapeutas, orientadores, auxiliares técnicos educativos y profesores especialistas en Educación Física, TIC o Música, entre otras materias.

Algo que le caracteriza es la continua innovación lo que les ha llevado entre otras cosas a crear sus propios materiales que les permite la personalización e individualización de la enseñanza. Dentro de este marco el uso de las TIC es algo imprescindible, ya que abren una serie de posibilidades metodológicas muy enriquecedoras y supone desarrollar nuevos recursos de inclusión a través de los distintos dispositivos y así poder responder a las necesidades de todo su alumnado.

La vicepresidenta de la Fundación y directora del colegio, Cristina Gerechter, ha manifestado que han recibido el premio “con sorpresa e ilusión”. “Me parece precioso el nombre de este premio. Estamos todos emocionados”, ha añadido.

El Premio se entregará el próximo 26 de enero de 2019 en el marco de la Gala de la Paz que cada año en esa fecha organiza la Hermandad de Nuestra Señora de la Paz de Alcobendas.