Origen de la Hermandad

Origen histórico de la Hermandad de Ntra. Sra. de la Paz


La religiosidad popular, algunas de cuyas manifestaciones aún perduran en forma de costumbres y tradiciones, tuvo su principal auge en Castilla entre los siglos XVI y XVII, con el Barroco como principal referente estético, social y espiritual. Es la religiosidad una forma de cultura que todos los pueblos expresan desde su propia idiosincrasia, y en nuestro Alcobendas se manifestó y recondujo, desde tiempos inmemoriales, hacia la venerada imagen de la Virgen de la Paz custodiada en el entonces apartado paraje de Fuentidueña.

El sentimiento religioso, siempre intenso en España, se avivó en el  siglo XVI como reacción contra la Reforma y el protestantismo al amparo de los dictados del Concilio de Trento. Con la llamada Contrarreforma  se asistió a una impresionante reactivación de los santuarios y ermitas, en función de un singular despertar de la memoria colectiva respecto a determinadas devociones, y aparecieron, por doquier, cofradías que aseguraban el éxito de los centros de devoción. Nuestro Alcobendas no se sustrajo a este movimiento, y estos aires de religiosidad imperantes durante el reinado de Felipe II se tradujeron en la constitución de una cofradía o hermandad al uso de la época.

Corría el año de 1559 cuando se constituyó canónicamente la denominada Cofradía de Nuestra Señora de la Paz, con unas ordenanzas autorizadas y rubricadas por el entonces cardenal primado Fray Bartolomé Carranza. Dato y año que nos aportó Francisco García Calatrava en el siglo XIX en las dos ediciones de su Novena: “…En el año de 1559 se instituyó canónicamente una Cofradía bajo la advocación de la relacionada Imagen…” ; “…En el siglo XVI, ó sea en 1559, se instituyó canónicamente una Cofradía en Alcovendas bajo la advocación de María Santísima de la Paz, á la que los vecinos de Alcovendas profesaban la mayor devoción” .

Se tiene constancia documentada de que los nombramientos de los mayordomos y santeros de esta cofradía, en el año 1588, se hacían entre el concejo de Alcobendas y el cura párroco, imponiéndose las condiciones de que los elegidos habrían de ser naturales de Alcobendas y que en caso de discordia entre el cura y el concejo decidiese la suerte quienes habrían de ser los elegidos. La siguiente referencia documentada de la existencia de la Cofradía parte del año 1605, y se trata de una bula del Papa Paulo V concediendo varias indulgencias a los cofrades de la Confradía: “…en la yglesia llamada dela advocacion de Sancta Maria dela Paz cerca y extramuros dela villa de Alcobendas diocesis de Toledo ay ynstituida canonicamente una piadosa Confradia de fieles christianos hombres y mugeres de la invocacion dela misma Sancta Maria de la Paz para alabanza de Dios Todo Poderoso, y salud de las almas, y aiyuda del poximo, no solamente de hombres de un solo arte especial, con sus amados hijos confradres han acostumbrado exercitar muchas obras de caridad, piedad, y misericordia…” .

Más de cuatro siglos y medio han transcurrido desde la constitución de aquella Cofradía, uno de hitos religiosos y culturales de la historia de nuestro Alcobendas, y  a pesar de tantos avatares y cambios producidos en el transcurso de este largo periodo,  las mismas finalidades de servicio hacia la religiosidad popular y mantenimiento del culto a Ntra. Sra. de la Paz y su centro de devoción con que naciera en el siglo XVI, se hallan hoy vivas por medio de la actual Hermandad de Nuestra Señora de la Paz, heredera de aquella.


Julián Caballero Aguado (Historiador de la Hermandad)